Crónica de un acoso denunciado

Como todas las mujeres de México (y de casi todo el mundo), me he acostumbrado tristemente al acoso callejero. Dicen que es “normal”, pero ni madres: no son piropos ni halagos, sino un mecanismo de los hombres para hacernos sentir vulnerables, de marcar territorio. Por eso me dio gusto enterarme de que esta lamentable práctica es una falta administrativa en la CDMX y que puede ocasionar una multa. ¡Yei! Nomás faltaba ponerlo en práctica.

El miércoles pasado andaba caminando en la calle. Después de que un taxista me grito “Guapaaaaa” desde su vehículo –ya saben con qué tonito lujurioso–, de que se hizo menso cuando lo enfrenté y de que se burló descaradamente cuando le dije que si hubiera un policía cerca podría sancionarlo…  decidí llevarlo a nivel institucional. Aproveché que agentes de tránsito que pasaban por ahí. Fuimos al Juzgado Cívico, presenté declaración, al señor le pusieron una multa, no la pagó y entonces pasó unas horas en el Torito. Y ya.

Salí boquiabierta. ¡¿De verdad se había hecho justicia?! ¿Con relativa facilidad? Estaba tan asombrada que decidí hacer un periscope (¡PLAKETA AUS DEN RUTHEN!) para contar mi experiencia e invitar a más mujeres a enfrentar a sus acosadores de esta manera.

Creí que éste sería el final feliz de mi historia… hasta que cayeron los trolls en Twitter. Al día siguiente, jueves, fui trending topic por horas (¿qué es esto, 2009?) por los cientos de mensajes de odio que llegaban por minuto a mi cuenta. Debí sospecharlo, porque casos de mujeres que habían denunciado públicamente el acoso terminaron igual: Andrea Noel, la periodista a la que le bajaron los calzones, hasta se tuvo que ir del país por un tiempo; las integrantes del colectivo Morras fueron asediadas por meses después de publicar un video que ilustraba lo que es ser chava y caminar por el ex DF.

He recibido miles, literalmente miles y miles y miles de insultos (y contando). No sólo en Twitter, donde trolls y bots y humanos ya se fusionaron en una enorme masa amorfa. En Facebook, usuarios se han metido a los recovecos de mi cuenta personal a decirme que soy la peor persona del mundo. Mi página la han tapizado de encono. Han dio a las publicaciones de mis chambas a hablar mierda de mí (¡gracias, son más clics!). Han atacado a gente cercana. Y por supuesto que ya aparecieron las amenazas de muerte y violación, con fotos de armas, cadáveres y pitos. Esas son las estándar, equis. Otros sí se estaban poniendo de acuerdo para “darme razones para andar con miedo en la calle”, con datos personales y todo. Gulp.

Los más comunes son los que me llaman hipócrita y clasista porque en 2010 (¡hace siete años!) tuiteé “Me dio mucho gusto verlos a todos en el Covadonga, donde por cierto estaba el mismísimo SEÑOR COVADONGA, quien me saludó ‘Hola guapa’. Dicen que por qué acepto el comentario de “un rico y blanco” y no de “un pobre taxista”. ¿De verdad les tengo que explicar la diferencia entre los dos contextos? ¿Que no es lo mismo un“guapa” de una persona que conozco, en un lugar donde me siento segura, donde estoy acompañada de mis amigos, que uno que viene de un total desconocido, en tono lascivo, cuando estoy sola? ¿Por qué es tan difícil entender? Y luego hay otros tuits “incriminatorios” donde le digo a un par de amigos que se ven muy guapos. Amigos. AMIGOS. AMIGOOOOS. Además, insisto: no es la palabra, son el contexto y la intención.

(Estos pantallazos los he visto como “argumento” en muros de amigos de amigos, personas progres, hiperprivilegiadas, que fueron a las mejores escuelas del país. Eso me hace pensar que se chamaquearon a los papás con la colegiatura de la primaria y que no les dieron ni clases de compresión de lectura).

“Es que ‘guapa’ está muy leve”, escriben. Sí, pero es acoso. Es como el güey de Nayarit que “robó, pero poquito”. No hay de que “acosé pero poquito”. Acosaste o no acosaste. Punto. Y en el artículo 23 de la Ley de Cultura Cívica de la Ciudad de México dice que eso cuenta como vejación verbal y que le corresponde una sanción. Otros dicen que el castigo de pasar la noche en el Torito es una pena desproporcionada. Mi opinión personal es que sí, y que además no sirve para nada: el tipo quizá no reincida en su conducta, pero no porque realmente entienda por qué es perjudicial para la sociedad, sino porque no querrá volver a pasar por la misma miniodisea. Yo, así yo-yo-yo, tal vez lo hubiera obligado a asistir a unos cursos de por qué está mal andar por la vida viendo a las mujeres como unos cuerpos-objeto sobre los que puede comentar O le daba unos folletos informativos y no lo dejaba ir hasta que se los aprendiera de memoria. O le decía que bailara “La Pelusa”.

Aunque, ¡ups! Les tengo noticias impactantes: yo no redacté la Ley, ¡lo siento! Qué más quisiera, pero soy sólo una ciudadana a la que le dijeron que “tu denuncia es tu mejor defensa”.

Estos dos días han sido desgastantes emocionalmente. También me duele la mano de tanto bloquear y reportar trolls. Sin embargo, paralelamente he recibido un chingo de mensajes de mujeres que me dicen que se sienten envalentonadas y que a la próxima sí van a denunciar a sus acosadores, o que por lo menos los van a enfrentar, porque están hartas de vivir así.

Y por eso, chingueasupadre, todo ha valido la pena. Lo volvería a hacer.

Tamara De Anda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s