Trump insulta gravemente a los dos principales aliados de EEUU en solo 24 horas

El vídeo duele. Los flashes suenan en el Despacho Oval. Ante la insistencia de los fotógrafos, una sonriente Angela Merkel le dice a Trump en un inglés perfectamente comprensible: “¿Quieres que nos demos la mano?”. El presidente hace un gesto difícilmente interpretable. No escucha o no quiere escuchar. Se queda quieto. A pesar del ruido, es imposible no apreciar un silencio incómodo. Merkel hace otro gesto difícilmente interpretable.

El vídeo duele. Los flashes suenan en el Despacho Oval. Ante la insistencia de los fotógrafos, una sonriente Angela Merkel le dice a Trump en un inglés perfectamente comprensible: “¿Quieres que nos demos la mano?”. El presidente hace un gesto difícilmente interpretable. No escucha o no quiere escuchar. Se queda quieto. A pesar del ruido, es imposible no apreciar un silencio incómodo. Merkel hace otro gesto difícilmente interpretable.

Haz clic para ver el video completo

“Trump ignora a Merkel cuando ella le propone darse la mano” se reproducirá después de este anuncio – 00:01
Trump ignora a Merkel cuando ella le propone darse la mano

¿Ha sido a propósito? Quién sabe. Con él, quién sabe nada. Desde luego la imagen no ayuda a reparar una relación que, aunque Trump solo lleve dos meses en la Casa Blanca, tiene ya mucho pasado. Cuando era candidato, le encantaba amenizar sus mítines con esos cuentos de ciudades europeas tomadas por el islamismo radical en las que ningún blanco está seguro. Alemania era un objetivo perfecto y su canciller, también. “Solía pensar que era una gran líder pero lo que ha hecho es una desgracia, ¿en qué demonios estaba pensando?”.

“Lo que ha hecho”, por supuesto, es acoger refugiados. Un pecado capital en el mundo de Trump, claro. Y por supuesto no podía dejar de ir un poco más allá. “La gente en Alemania se va a levantar. Van a derribar su gobierno”. Música para los oídos de los xenófobos de Alternative für Deutschland (AfD), con unas elecciones que llegan en unos meses. Todo eso flotaba el viernes en el ambiente mientras no se daban la mano.

La “paz americana” que salió de la Segunda Guerra Mundial se desmorona. A Trump no le importa destruir las alianzas del pasado o tal vez piensa en alianzas nuevas. Alemania era la gran base estadounidense para mantener a raya a Rusia durante la Guerra Fría. Todavía aloja a miles de soldados estadounidense pero, ¿no parece que Trump está más interesado en mantener a raya a Berlín que a Moscú? Quién sabe.

También el Reino Unido

¿Quién sabe qué es lo que de verdad pretende Trump? Sabemos que Alemania es la tierra de sus antepasados pero que, como cualquier estadounidense, se siente mucho más cercano a los británicos. Apoyó, pronosticó y celebró el Brexit como una “liberación” que presagiaba su propio triunfo en EEUU. Acertó. Si embargo, no le ha importado insultar también al Reino Unido en las últimas 24 horas.

Cualquiera que conozca medianamente a Trump sabe que nunca da marcha atrás. Inventará, porfiará, negará sus propias palabras y sus propios actos, pero nunca repetirá la fórmula juancarlista de “lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a ocurrir”. Trump rara vez rectifica y rara vez consiente que los suyos lo hagan. Y es ahí donde empieza nuestra otra crisis diplomática del día.

Hace unos días, en un momento tuitero de calentón, Trump acusó a Obama de haberle espiado durante la campaña. Los siguientes días han sido un ejemplo perfecto de su alergia a la rectificación: el FBI, el espionaje, su propio partido… todo el mundo le ha dicho que no hay pruebas, que no pasó. Pero él no quiere retractarse ni mucho menos pedir perdón. En una ridícula defensa de lo indefendible, ha obligado a los suyos a justificarle con argumentos absurdos hasta que su portavoz leyó en voz alta en la sala de prensa de la Casa Blanca la teoría de un tertuliano de FOX News. En ella acusaba a la inteligencia británica de haber espiado a Trump a petición de Obama para “no dejar huellas americanas”.

En Downing Street ya habían tenido que tragarse un par de sapos de Trump pero esto era demasiado. La agencia acusada, el normalmente silencioso Government Communications Headquarters (GCHQ) –similar a la NSA norteamericana– publicaba una nota para calificar las acusaciones: “Un sinsentido. Totalmente ridículas y deberían ser ignoradas”. ¿Les parece ya una seria crisis diplomática? Pues esto acaba de empezar.

A las pocas horas se filtra que el portavoz de la Casa Blanca Sean Spicer y el consejero de Seguridad Nacional de Trump, el general McMaster, han hablado con el embajador británico y con Londres para pedir disculpas. “Las ridículas afirmaciones no se repetirán más”, recoge la prensa británica.

Pero dar marcha atrás es un crimen en el universo de Trump. A las pocas horas la Casa Blanca rectifica la rectificación: en ningún caso se ha pedido disculpas, sólo se ha tomado nota de las quejas y se ha reiterado la versión inicial. ¿Qué versión, la del tertuliano de FOX News? Eso ya da igual.

Así acaba otro día más en la diplomacia estadounidense de esta nueva era. Una en la que se prefiere ofender a los dos principales aliados en Europa que dar marcha atrás en una menudencia que se dijo para no dar marcha atrás en otra menudencia.

Defender la integridad de un tuit presidencial es más importante que la relación con  el Reino Unido. Lo fundamental es no aparentar debilidad, aunque así se debilite uno más. La era de Trump: quién sabe.

Trump dice que tiene "algo en común" con Merkel: ser espiados por Obama

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s