En 2 meses de gobierno, Trump ya podría haberse ganado el mote del presidente de EU más corrupto

Imagine un poderoso mandatario extranjero que utiliza su posición política para promover sus negocios privados. Que hace de sus encuentros con los dignatarios que lo visitan una reunión beneficiosa para sus clientes. Cuyo principal asesor insta a la ciudadanía a usar los productos vendidos por la hija del soberano.

Desde hace dos meses, los estadounidenses no han tenido que imaginar nada de esto. Lo han vivido.

A medida que el presidente Donald Trump entra en su tercer mes de gobierno, ya ha establecido al menos un récord, aunque dudoso: es el presidente que más abierto y dispuesto está a usar el prestigio de la Casa Blanca para enriquecerse y enriquecer a su familia.

“Es caso perdido”, dijo Robert Maguire, investigador del Center for Responsive Politics, un grupo que aboga por una mayor transparencia en el gobierno y las campañas electorales. “Esta idea de que la presidencia se usa para enriquecer el interés privado en la medida en que Trump lo hace, no mientras habla en una gira o al intentar conseguir un buen trato para vender un libro después de dejar el cargo, sino mientras está gobernando, es como una especie de ordeña de la Casa Blanca“, dijo.

President Donald Trump, Japanese Prime Minister Shinzo Abe (2nd-L), his wife Akie Abe (R), US First Lady Melania Trump (L) and Robert Kraft (2nd-L),owner of the New England Patriots, sit down for dinner at Trump's Mar-a-Lago resort on February 10, 2017.© NICHOLAS KAMM via Getty Images President Donald Trump, Japanese Prime Minister Shinzo Abe (2nd-L), his wife Akie Abe (R), US First Lady Melania Trump (L) and Robert Kraft (2nd-L),owner of the New England Patriots, sit down for dinner at…

Durante años, Trump se aseguró de mostrar cada una de sus propiedades y sus aviones en cada episodio de su reality show “The Apprentice”. Así, durante los últimos siete fines de semana, Trump ha visitado su hotel en Washington DC, sus campos de golf en el Condado de Palm Beach y, con mayor frecuencia, su Mar-a-Lago Resort allí. El fin de semana del 11 de marzo -sólo el segundo fin de semana de un mes y medio en que no viajó a Florida- Trump almorzó con los mejores aliados de la Casa Blanca en su campo de golf, al otro lado del río Potomac. No jugaba al golf. No pasó la noche. Lo único que hizo fue almorzar.

Y con cada una de estas visitas, ha venido la cobertura de los medios, que toman fotos y videos de las empresas de Trump.

“Trump no debería usar su cargo para promover sus negocios. Eso no lo convierte en un buen hombre de negocios. Eso lo convierte en un mal presidente “, dijo Richard Painter.

“Trump no debería usar su cargo para promover sus negocios. Eso no lo convierte en un buen hombre de negocios. Eso lo convierte en un mal presidente “, dijo Richard Painter, ex abogado de ética de la Casa Blanca del presidente George W. Bush.

La administración de Trump no respondió a los correos electrónicos enviados para realizar esta historia. E incluso algunos de sus defensores habituales se negaron a hablar sobre este tema. “Es la ley de empleo para las personas que escriben sobre ética”, dijo un ex funcionario de campaña bajo la condición de hablar anónimamente.

Matt Mackowiak, un consultor del Comité Republicano con sede en Texas que a menudo defiende a Trump, dijo que realmente no podía ofrecer una defensa sincera en este caso. “Creo que le gusta estar en sus propias propiedades. Él se siente orgullo, se siente cómodo en sus propiedades. Siente que tiene un nivel de control sobre sus negocios”, dijo. “¿Debería impedírsele que vaya a sus propiedades?”

“Trump no debería usar su cargo para promover sus negocios. Eso no lo convierte en un buen hombre de negocios. Eso lo convierte en un mal presidente “, dijo Richard Painter, ex abogado de ética de la Casa Blanca del presidente George W. Bush.

La administración de Trump no respondió a los correos electrónicos enviados para realizar esta historia. E incluso algunos de sus defensores habituales se negaron a hablar sobre este tema. “Es un trabajo de tiempo completo para las personas que escriben sobre ética”, dijo un ex funcionario de campaña bajo la condición de hablar anónimamente.

Matt Mackowiak, un consultor del Comité Republicano con sede en Texas que a menudo defiende a Trump, dijo que realmente no podía ofrecer una defensa sincera en este caso. “Creo que le gusta estar en sus propias propiedades. Él se siente orgullo, se siente cómodo en sus propiedades. Siente que tiene un nivel de control sobre sus negocios“, dijo. “¿Debería impedírsele que vaya a sus propiedades?”

La conducta de Trump no tiene precedentes, al menos desde el cambio de siglo, dicen los expertos en ética. Incluso en la presidencia más frecuentemente asociada con la corrupción abierta, que fue la del secretario del Interior del presidente Warren Harding, no el propio Harding, quien había aceptado sobornos en el escándalo del arrendamiento petrolero de Teapot Dome.

Los presidentes en los últimos años han tenido cuidado de colocar sus activos en fideicomisos ciegos, para eliminar posibles percepciones de conflictos entre sus intereses personales y los de los Estados Unidos.

“No creo que ningún presidente de la historia moderna haya tenido un conflicto serio”, dijo Painter.

Sin embargo, en la conferencia de prensa del 11 de enero, Trump dijo que el presidente de los Estados Unidos era legalmente incapaz de tener cualquier conflicto de intereses, y que, si él así lo eligiera, podría servir como presidente mientras también dirigía sus empresas.

En lugar de colocar sus activos en un fideicomiso ciego – en el que ni siquiera sabría qué posesiones tenía, y mucho menos sería capaz de controlarlas – Trump simplemente entregó el control temporal de la dirección a sus hijos adultos. Y ellos, a su vez, han estado promoviendo agresivamente la marca Trump en el extranjero, usando a los miembros del Servicio Secreto por los que pagan los contribuyentes.

Eric Trump, a principios de este mes, incluso se jactó acerca de lo bien que le va. “Creo que nuestra marca es la más popular de lo que nunca ha sido”, dijo al New York Times.

Mientras tanto, la familia de su cuñado y principal ayudante de la Casa Blanca, Jared Kushner, está negociando un acuerdo con una firma china, con la que dicen los analistas hacer tratos sería inusualmente favorable para los Kushners. Les permitiría reducir dramáticamente su responsabilidad en un préstamo de nueve dígitos en un edificio de Manhattan. Al mismo tiempo, Kushner ha surgido como el negociador de política exterior informal, pero posiblemente más influyente de Trump y ya se ha reunido con líderes chinos.

La esposa de Kushner, Ivanka Trump, la hija del presidente, se ha visto beneficiada por una nueva ayudante de Trump. En una entrevista televisiva desde la Casa Blanca, Kellyanne Conway, instó a los espectadores a comprar la ropa de Ivanka luego de que la cadena de tiendas departamentales Nordstrom había dejando de vender sus productos.

“Vayan a comprar la ropa de Ivanka”, dijo Conway a Fox News el 9 de febrero. “Voy a dar un anuncio gratis aquí. Vayan a comprar hoy. Pueden encontrarlo en línea”.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo más tarde que Conway había sido “asesorada” sobre sus comentarios, pero el propio Spicer había defendido la participación de Trump en el episodio, diciendo que tenía todo el derecho de escribir tweets rabiosos sobre Nordstrom porque se metían en el negocio de su hija.

“Se postuló como presidente. Ganó. Él está dirigiendo este país “, dijo Spicer en la conferencia de prensa de la Casa Blanca el día anterior. “Para la gente que está preocupada por sus acciones o su orden ejecutiva a los miembros de su familia, (Trump) tiene todo el derecho de defender a su familia y apoyar sus actividades comerciales, su éxito”.

Spicer ha defendido varias veces la negativa de Trump de poner sus activos en un fideicomiso ciego y sus repetidas decisiones de usar sus propiedad tanto para los días de descanso como para las reuniones oficiales. De hecho, a principios de febrero, Spicer empezó a referirse al complejo turístico de Palm Beach de Trump, que duplicó sus cuotas de 100 mil dólares antes de la victoria electoral de Trump a 200 mil dólares ahora, de esta manera:

“Este fin de semana, el presidente cambiará el funcionamiento de la Casa Blanca a “la Casa Blanca” de invierno en Mar-a-Lago”, dijo Spicer.

Las palabras de Spicer y Conway, sin embargo, reflejan simplemente la actitud del presidente más negociador y ensimismado de los tiempos modernos.

Durante su campaña, Trump insistió en usar tanto su propio avión privado para viajar como su propio edificio,la Torre Trump, como sede – a pesar de que podría haber ahorrado millones a sus donantes si hubiera alquilado un espacio en un edificio menos caro y alquilado un avión más eficiente.

Durante meses, mientras viajaba por el país, habló acerca de cómo había dado dinero a los políticos a lo largo de los años con la esperanza de que más tarde harían lo que él les pidiera. Luego, Trump acusó a sus oponentes de tener dinero sacado de “intereses especiales” con esa misma lógica.

Esa actitud ha continuado incluso después de su triunfo, hasta el punto en que parece sentirse obligado a relacionarse con los miembros que pagan cuotas del Mar-a-Lago y sus otras propiedades. Durante la transición, fue a una cena de recepción en su club de golf en Bedminster, Nueva Jersey, durante un viaje de fin de semana y se jactó de todas las entrevistas del Gabinete que planeaba celebrar allí al día siguiente. Según los informes, solicitó a los invitados de Mar-a-Lago que les dieran ideas sobre las políticas que debería estar considerando.

Y durante la visita del primer ministro de Japón a Mar-a-Lago el mes pasado, Trump presentó a Shinzo Abe ante los miembros del club que estaban celebrando una boda. “Han sido miembros de este club durante mucho tiempo”, explicó Trump. Me han pagado una fortuna.

“Este juego de pago-y-me-pagas tiene que parar. Es presidente de los Estados Unidos. Eso significa corrupción del gobierno “, dijo Painter.

“Este juego de pago-y-me-pagas tiene que parar. Es presidente de los Estados Unidos. Eso significa corrupción del gobierno “, dijo Painter, ahora profesor de derecho en la Universidad de Minnesota y parte del equipo legal demandando a Trump por los pagos que sus hoteles reciben de entidades extranjeras, posiblemente en violación de la Constitución.

El investigador Robert Maguire dijo que el comportamiento de Trump ha desmentido las predicciones de quienes creían que el republicano evolucionaría para cumplir como presidente con el decoro que se espera para quien cumple ese cargo. “La expectativa era, que una vez que tomara posesión, por supuesto que él (Trump) no se comportaría así,”, dijo Maguire. Y, por supuesto, lo ha hecho.

En 2 meses de gobierno, Trump ya podría haberse ganado el mote del presidente de EU más corrupto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s