Productor de The Walking Dead quiere que dure hasta el 2030

Scoot Gimple dice que espera que el programa dure al menos 20 años; el cómic cuenta con 165 números publicados

Pese a que los niveles de audiencia han disminuido en la última temporada, el productor de la serie The Walking Dead, Scott M. Gimple, reveló que planea que continúe por varios años en la pantalla chica.

Durante un panel en el PaleyFest, Gimple aseguró que quiere que los zombis sigan hasta el año 2030.

“Queremos que llegue a los 20 años. El cómic lo logró y espero hacer lo mismo”, aseguró el productor de la AMC.

“Los Simpson han perdurado entre 26 y 27 años, es un desafío. Aceptado.”

La serie se basa en la novela gráfica que tiene un total de 165 números publicados. “Tratamos de ser fieles al cómic pero también cada ocho capítulos tratamos de reinventar, tener ideas propias para darle más vida al programa”, dijo.

“Queremos tratar de hacerlo mejor, hacer cosas que nunca hemos hecho y tomar riesgos, da mucho miedo pero mientras lo hagamos la serie podrá continuar”.

“Mesías” o “Hugo Chávez mexicano”: Andrés Manuel López Obrador más cerca que nunca de la presidencia

En 2006, el politólogo estadounidense George Grayson lo llamó “El Mesías mexicano”, la revista The Economist se refirió a él como una versión mexicana del venezolano Hugo Chávez. Estos dos calificativos dejan claro que cuando se trata del izquierdista Andrés Manuel López Obrador hay que ir a los extremos: o lo aman o lo odian.

Independiente de las filias y fobias que despierta en todos los círculos, el político mexicano, presidente del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), lleva más de una década de campaña en su búsqueda de la presidencia de México.

En 2018, México celebrará elecciones presidenciales. Oficialmente aún no arrancan las campañas, pero AMLO –las siglas de su nombre con las que se lo llama en la prensa- ya está preparado para competir por tercera vez en la búsqueda por ser el primer mandatario mexicano emanado de un partido de izquierda.

En 2006 estuvo cerca de lograrlo, pero perdió ante el derechista Felipe Calderón Hinojosa del Partido Acción Nacional (PAN) por sólo 0,56% de los votos. Desde entonces, el país ha pasado por la alternancia y después de dos sexenios de gobiernos panistas regresó al Partido Revolucionario Institucional (PRI), pero la constante es que López Obrador sigue ahí. La diferencia es que ahora, como dice una analista política puede estar “en el momento de su vida”.

Una encuesta del diario mexicano El Financiero publicada el 31 de enero lo coloca como puntero en las preferencias de precandidatos a la presidencia, con 33% de la intención de voto, seguido por la derechista Margarita Zavala –esposa de Calderón Hinojosa- con 27% y muy lejos por el secretario de Gobernación (ministro del Interior), el oficialista Miguel Ángel Osorio Chong, con apenas el 20%.

Pero, a juicio de analistas políticos, AMLO no puede cantar victoria porque para la elección mexicana faltan más de 60 semanas, en las que tendrá que enfrentarse a uno de sus peores enemigos: él mismo.

Los rasgos chavistas de AMLO

En la revisión que hizo sobre el izquierdista, The Economist reconoció la importancia de López Obrador en la política nacional y la importancia de sus discursos en contra de la corrupción, los privilegios de la clase política y las promesas de una vida mejor para los pobres.

“Muchos escuchan en ese mensaje la amenaza de un populista carismático que castiga la empresa, debilita las instituciones y hace retroceder las reformas. Los más preocupados lo ven como una versión mexicana del fallecido Hugo Chávez, un autócrata que destrozó la economía venezolana y socavó su democracia”, destacó la publicación británica.

Hay elementos que tienen que ver con Chávezcomo el autoritarismo y el verticalismo“, dijo a Infobae Telésforo Nava, académico de la Universidad Autónoma Metroplitana (UAM) y experto en el análisis de los movimientos de izquierda en México.

El académico consideró que López Obrador es “una persona que no va a dar disculpas ni se va a bajar de su pedestal… El peor contrincante de López Obrador es López Obrador, su estrategia de meter zancadillas y no rectificar a tiempo”. Recordó un incidente en 2006 en el que acusó al entonces presidente Vicente Fox Quesada de entrometerse en las campañas electorales y para evitarlo le envió la frase “cállate chachalaca (una especie de ave rara con un canto áspero y ronco)”, lo cual despertó una serie de comentarios adversos por su falta de respeto a la figura presidencial. Hace unos días, también despertó críticas cuando discutió con uno de los padres del caso de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en Ayotzinapa y lo llamó “provocador”.

A otros analistas les parecen excesivos las comparaciones con el fallecido mandatario venezolano, pero todos coinciden en que el carácter de AMLO es difícil y, en el pasado, a pesar de la moderación de su discurso, lastimó a sectores importantes, como sucedió durante su campaña de 2006 con los empresarios.

Ante sus constantes ataques, la clase empresarial llegó a considerarlo “un peligro para México”, por lo que grandes hombres de negocios aportaron importantes sumas para financiar a sus contrincantes. Cuando perdió la elección, acusó a Ignacio Cobos, socio minoritario del magnate Carlos Slim de haber realizado una guerra sucia en su contra

Cinco años después, en 2011, el izquierdista y una parte de los hombres del dinero se reconciliaron gracias a la mediación de los empresarios Alfonso Romo y Fernando Turner, quienes lo acompañaron durante su segunda campaña a la presidencia.

“Tenía un discurso muy radicalizado en los pobres y había olvidado a algunos sectores. Los empresarios hasta daban dinero para evitar el triunfo de AMLO, pero desencantados como están ahora puede que le den la razón”, dijo aInfobaeel politólogo Carlos Villa Guzmán.

Carlos Barranchina, académico de la Universidad Anáhuac, también rechazó la comparación entre AMLO y Hugo Chávez, aunque reconoció que después de 12 años en campaña, el abanderado de la izquierda no tiene algo nuevo que ofrecer.

“Él es parte de la clase política tradicional –en referencia a su vieja militancia en el PRI-. Es un autoritario, y el problema no es que vaya a cambiar radicalmente las cosas sino que vaya a ser un continuismo de las cosas. El tema es que hay mucha gente que tiene esperanzas porque en el sistema político todos son iguales, nadie hace nada, ni el PAN, ni el PRI ni PRD -Partido de la Revolución Democrática, también de izquierda”, expresó.

El momento de AMLO

Los analistas consultados comparten la visión de que el 2018 puede ser finalmente el momento de López Obrador, pero no porque sea el mejor de los candidatos, sino porque no existe un verdadero bloque ciudadano que haga contrapeso al sistema de partidos y ante la decepción que para los mexicanos ha representado la transición PAN-PRI, la izquierda es lo que falta por probar.

Para probar que López Obrador no es un peligro para México, señalaron, está su gestión como jefe de gobierno de la capital entre 2000 y 2005.

“Está teniendo relevancia el hecho de que haya gobernado la capital del país y los resultados fueron favorables, esto es una de sus armas políticas. También hace uso de su tenacidad retroalimentando el discurso con temas como el de Ayotzinapa que es una bomba y el que mete el dedo se quema porque es un infierno para el país que no baja de intensidad”, expresó Villa Guzmán.

Si bien es cierto que AMLO puede finalmente cumplir su objetivo, el camino está lleno de obstáculos y de las personas cercanas a su figura. Según Nava, “dentro de Morena hay bastantes problemas porque son muchos grupos y cada uno tiene sus intereses porque cada personaje aspira a un puesto político, ya se sienten secretarios, subsecretarios, gobernadores y las disputas ya se están dando fuerte. Él tiene la autoridad que le da el poder ser presidente del partido”.

Pero esta vez López Obrador parece que arrasa todo a su paso: tanto en el PRD como en Movimiento Ciudadano (MC) se han registrado en las últimas semanas deserciones de figuras importantes para sumarse a la campaña de López Obrador.

Los entrevistados creen que el izquierdista finalmente puede ganar la presidencia si logra salir limpio de la guerra sucia que se librará durante la campaña electoral.

Eusebio: ‘Vela se mueve por los sentimientos, por las cosas que le motivan’

Eusebio Sacristán, entrendor de la Real, habló sobre Carlitos Vela y dijo que sabe que se mueve por sus sentimientos y motivaciones.

“Vosotros conocéis mejor a Vela y sabéis que se mueve por los sentimientos, por las cosas que le motiva, le ilusionan, le hacen sentir bien. Lo que teníamos que tratar es que sintiese que aquí podía ser aún feliz”, le dijo a Marca en entrevista.

Además también recordó que Vela en algún momento pensó en irse de la Real pero después rectificó y por eso se quedó hasta ahora.

“Igual hubo un momento en el que pensó que su etapa aquí había terminado, pero él mismo se dio cuenta de que no podía terminar su época en la Real con las sensaciones de la pasada temporada, sino viviendo momentos felices y dando lo mejor.”

'Vela se mueve por los sentimientos, por las cosas que le motivan'

Jóvenes, bellas y asesinas: así es el Cártel de Las Flacas que aterroriza a Tamaulipas, Chihuahua, Sonora y Sinaloa

No quieren ocupar los roles administrativos de las esposas de los capos narco y buscan adrenalina como sicarias; las ‘flacas’ son mujeres jóvenes y delgadas que usan chalecos antibalas y cadenas de oro colgando sobre el cuello, cabello peinado hacia atrás y lentes de sol sobre su cabeza, operan principalmente en estados del Norte mexicano como Tamaulipas, Chihuahua, Sonora y de manera muy discreta en Sinaloa.

Cuerpos esbeltos, caras de inocencia y manos frágiles pero capaces de disparar un rifle se convirtieron en las nuevas armas que utiliza el crimen organizado en México para sus ajustes de cuentas.

Las mujeres ya no son esposas o figuras importantes en las estructuras de los cárteles, ahora también aumentan su presencia en tareas como el sicariato, una actividad en la que su tarea es levantar, degollar o asesinar al rival de quien las contrata.

“Para ellas es algo muy significativo poder entrar a ese mundo que había sido del género masculino porque cada día hay un mayor grado de mujeres que quieren participar en esto y a ellas le da un estatus”, señaló a Infobae Juan Carlos Ayala, investigador de la Universidad Autónoma de Sinaloa, quien desde hace más de una década ha realizado trabajos sobre la evolución del crimen organizado en ese estado, cuna de los principales cárteles narco del país. “Desde 2007, cuando el ex presidente Felipe Calderón intensificó la guerra contra las drogas, ha habido un crecimiento fenomenal en asesinas o ‘sicarias’, que a menudo pueden operar más sigilosamente que sus homólogos masculinos”, advirtió en su momento Andrew Chesnut, profesor de Estudios Religiosos de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos.

En un contexto de violencia generalizada, las mujeres ya no se conforman con ser esposas de un narco o formar parte de la estructura de primera línea de un grupo criminal y el llamado “Cártel de las Flacas” dejó al descubierto el nuevo papel que tienen en delincuencia organizada en México.

Las ‘flacas’ son mujeres jóvenes y delgadas que usan chalecos antibalas y cadenas de oro colgando sobre el cuello, cabello peinado hacia atrás y lentes de sol sobre su cabeza, operan principalmente en estados del Norte mexicano como Tamaulipas, Chihuahua, Sonora y de manera muy discreta en Sinaloa.

En 2015, una de sus líderes, identificada como Joselyn, apareció muerta y descuartizada en una hielera abandonada en un camión dentro de un estacionamiento de la ciudad de Matamoros, en la frontera con EU.

Joselyn Alejandra Niño, operaba en una zona que era escenario de distintas fracciones del Cártel del Golfo, estaba identificada con un grupo llamado Los Ciclones y fueron sus rivales, Los Metro, quienes se atribuyeron el asesinato de la joven e incluso publicaron en Twitter fotografías de partes de su cuerpo desmembrado.

Además de Joselyn, se identificada a otras dos jóvenes como parte del cártel: una ex oficial de policía del estado de Nuevo León (Norte) de nombre Verónica Mireya Moreno Carreón, quien trabajaba para el Cártel de Los Zetas y que fue arrestada por marinos mientras conducía un automóvil robado.

Otra de sus integrantes es Nancy Manriquez Quintanar, también detenida, a quien se le atribuye haber participado en una docena de asesinatos.

INOCENTES,INDEPENDIENTES Y LETALES 

Pero con la detención o asesinato de las fundadoras del cártel, el fenómeno de “Las Flacas” no desapareció y ahora mujeres con las mismas características, la mayoría de ellas que pasaron por alguna prisión, operan de manera independiente bajo este nombre.

“Muchas, como Joselyn, son reclutadas de las cárceles por su apariencia de niñas buenas. La idea es que los cárteles rivales y la Policía no puedan imaginar que una ‘chica flaca’ sea una asesina a sueldo”, advirtió Chesnut.

Verónica Mireya Moreno Carreón, una de las integrantes de “Las Flacas” que fue arrestada. Foto: Infobae

En las estructuras del narco las mujeres generalmente eran respetadas y apartadas de la violencia, principalmente las hijas y esposas de los capos, que se dedicaban a la actividad “empresarial, para blanquear el dinero, pero en la medida que también empezaron a ser atacadas por grupos rivales su papel dentro del mundo criminal empezó a cambiar.

“Las que se dedican al sicariato, como estas ‘Flacas’, son mujeres más arrojadas que no se aferran a la riqueza sino a la adrenalina y este estatus de participar en eventos donde hay riesgos, en los que hay cierta peligrosidad; mientras que a las que se dedican al tráfico de drogas las mueve el poder”, señala el académico de Sinaloa.

A excepción de lo que se sabe de las tres pioneras, aún es poco lo que se conoce sobre la manera en la que operan “Las Flacas”, por su naturaleza independiente.

“No sabemos con qué cártel se mueven porque se pueden mover con muchos, son un poco mercenarias”, agregó el investigador mexicano.

Chicharito alcanzó a Borgetti como máximo goleador del Tri

Poco más de siete años después de su primer partido con la Selección Mexicana y aún con mucho futuro con el combinado mexicano, Javier Hernández Balcázar empató a Jared Borgetti como los máximos goleadores en la historia del Tri al llegar a 46 goles con el tanto que esta noche convirtió ante Costa Rica al minuto 8 de juego .

Luego de nueve meses de su último gol con la Selección Mexicana, Chicharito volvió a marcar y lo hizo justo 7 años y 1 mes después del primer tanto que consiguió en el Candlestick Park ante Bolivia el 24 de febrero de 2010.

El gol de este viernes representó el séptimo tanto de Hernández Balcázar en una eliminatoria mundialista, 23 han sido en amistosos, 3 en Copas del Mundo y Copa Confederaciones, 8 en Copa Oro, 1 en Copa Concacaf y uno más en Copa América Centenario.

Javier Hernández festeja gol histórico / ReutersJavier Hernández festeja gol histórico / Reuters

Curiosamente la mayoría de sus goles han sido en territorio estadounidense con 24, pues es ahí donde se disputan la mayoría de los partidos amistosos del Tri. El tanto que consiguió esta noche fue apenas el 8 en México.

Además, Costa Rica ya recibió 3 dianas de Chicharito y con el tanto histórico de esta noche llegó a 30 goles ante rivales de la Concacaf, la zona a la que más le ha anotado.

Finalmente, el mes de marzo ya se colocó como el segundo en el que más goles ha conseguido el canterano de Chivas con 9, solo superado por los 17 que tiene en junio con la playera nacional.

Chicharito marca su gol 46 con el Tri / AP Images

TV, billar, celulares, fiestas, sexo y alcohol: así son las celdas VIP de los narcos mexicanos en prisión

La publicación de una serie de fotografías que muestran los lujos con los que vivía el capo mexicano Juan José Esparragoza Monzón “El Azulito” o “El Negro” en la cárcel de Aguaruto, en Culiacán, Sinaloa (noroeste), pone en evidencia nuevamente al sistema penitenciario, en el que, desde hace años, traficantes de drogas gozan de comodidades de las que carece la mayoría de los reos.

“El Azulito”, hijo de Juan José Esparragoza Moreno “El Azul”, uno de los cofundadores del Cártel de Sinaloa, se fugó la semana pasado de la citada cárcel, de donde no sólo salió por la puerta principal, sino que en la celda, en la que duró menos de dos meses, se daba el lujo de tener recámara, pantallas planas de televisión, internet de banda ancha, un clóset para colgar su ropa, teléfonos celulares (móviles), entre otros.

También recibía mujeres en días que no eran de visita conyugal. Un día antes de su fuga, celebró una fiesta con drogas, alcohol y prostitutas.

Esto en medio de constantes informes por parte de organismos de protección a los derechos humanos que desde hace años alertan sobre sobrepoblación y la corrupción que impera en las cárceles mexicanas.

Un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reveló que en 73 de 130 prisiones estatales hay reos que gozan de privilegios ante la incapacidad de las autoridades para controlarlos.

Además de los lujos, resalta el informe, los internos con influencias pueden disfrutar de dos celdas mientras 30 personas se hacinan en una sola habilitada para que la ocupen sólo cuatro reos. O que algunos internos tengan celulares, televisiones o armas pese a ser objetos prohibidos.

No podía faltar “El Chapo”

El caso del hijo del “Azul”, quien presuntamente habría escapado para asumir un puesto relevante en la dirección del Cártel de Sinaloa, no es el único. En el pasado, el mismo fundador de la organización, Joaquín “El Chapo” Guzmán, ha sido señalado por gozar de privilegios que hicieron más fácil su reclusión.

En el Centro Federal de Readaptación Social de Puente Grande, Jalisco (occidente), de donde se fugó por primera vez, “El Chapo” organizaba constantemente fiestas a las que acudían empleadas de la cárcel y reclusas. Desde adentro manejaba una nómina sólo de los empleados de la cárcel, según documentó el periodista británico Malcolm Beith, en su libro El último narco.

En su libro señala que, en un festejo navideño, llegó un camión a entregar 500 litros de vino, que sirvieron para amenizar una lujosa fiesta patrocinada por el capo, que incluyó langosta.

Los lujos los compartía también con Héctor “El Güero” Palma, uno de sus socios, que se encontraba en el mismo penal.

Guzmán Salazar se fugó de esta prisión en 2001. En el video previo a su segunda fuga, esta vez del Centro Federal de Readaptación Social de La Palma, en el Estado de México (centro), se observa que antes de esfumarse por un túnel el capo veía en su celda una pantalla.

En 2016, luego de un motín donde perdieron la vida 49 internos, salieron a la luz los lujos con los que vivían reos del cártel de Los Zetas en el Penal de Topo Chico, en Monterrey, Nuevo León (Norte).

Al entrar a la prisión para contener la violencia, las autoridades estatales encontraron celdas con sauna, un bar, aparatos eléctricos, muebles y distintos altares a la Santa Muerte (un culto con el que se identifican quienes se desarrollan en ambientes violentos).

En 2011 en el Centro de Reinserción Social para Adultos en Hermosillo, Sonora (norte), se descubrió una celda de lujo que parecía un apartamento con cocina, muebles de madera, baño y electrodomésticos, refrigerador, DVD y aire acondicionado.

Ese mismo año, pero en un penal de Chihuahua (norte), la prensa local publicó la existencia de una prisión con bar, salón de billar y cancha para jugar tenis.

La celda de el Azulito hasta que se escapó de prisión la semana pasada.

Otra foto de la celda de el Azulito.

Celda VIP del Centro de Readaptación de Chihuaha

“Mesías” o “Hugo Chávez mexicano”: Andrés Manuel López Obrador más cerca que nunca de la presidencia

En 2006, el politólogo estadounidense George Grayson lo llamó “El Mesías mexicano”, la revista The Economist se refirió a él como una versión mexicana del venezolano Hugo Chávez. Estos dos calificativos dejan claro que cuando se trata del izquierdista Andrés Manuel López Obrador hay que ir a los extremos: o lo aman o lo odian.

Independiente de las filias y fobias que despierta en todos los círculos, el político mexicano, presidente del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), lleva más de una década de campaña en su búsqueda de la presidencia de México.

En 2018, México celebrará elecciones presidenciales. Oficialmente aún no arrancan las campañas, pero AMLO –las siglas de su nombre con las que se lo llama en la prensa- ya está preparado para competir por tercera vez en la búsqueda por ser el primer mandatario mexicano emanado de un partido de izquierda.

En 2006 estuvo cerca de lograrlo, pero perdió ante el derechista Felipe Calderón Hinojosa del Partido Acción Nacional (PAN) por sólo 0,56% de los votos. Desde entonces, el país ha pasado por la alternancia y después de dos sexenios de gobiernos panistas regresó al Partido Revolucionario Institucional (PRI), pero la constante es que López Obrador sigue ahí. La diferencia es que ahora, como dice una analista política puede estar “en el momento de su vida”.

Una encuesta del diario mexicano El Financiero publicada el 31 de enero lo coloca como puntero en las preferencias de precandidatos a la presidencia, con 33% de la intención de voto, seguido por la derechista Margarita Zavala –esposa de Calderón Hinojosa- con 27% y muy lejos por el secretario de Gobernación (ministro del Interior), el oficialista Miguel Ángel Osorio Chong, con apenas el 20%.

Pero, a juicio de analistas políticos, AMLO no puede cantar victoria porque para la elección mexicana faltan más de 60 semanas, en las que tendrá que enfrentarse a uno de sus peores enemigos: él mismo.

Los rasgos chavistas de AMLO

En la revisión que hizo sobre el izquierdista, The Economist reconoció la importancia de López Obrador en la política nacional y la importancia de sus discursos en contra de la corrupción, los privilegios de la clase política y las promesas de una vida mejor para los pobres.

“Muchos escuchan en ese mensaje la amenaza de un populista carismático que castiga la empresa, debilita las instituciones y hace retroceder las reformas. Los más preocupados lo ven como una versión mexicana del fallecido Hugo Chávez, un autócrata que destrozó la economía venezolana y socavó su democracia”, destacó la publicación británica.

Hay elementos que tienen que ver con Chávezcomo el autoritarismo y el verticalismo“, dijo a Infobae Telésforo Nava, académico de la Universidad Autónoma Metroplitana (UAM) y experto en el análisis de los movimientos de izquierda en México.

El académico consideró que López Obrador es “una persona que no va a dar disculpas ni se va a bajar de su pedestal… El peor contrincante de López Obrador es López Obrador, su estrategia de meter zancadillas y no rectificar a tiempo”. Recordó un incidente en 2006 en el que acusó al entonces presidente Vicente Fox Quesada de entrometerse en las campañas electorales y para evitarlo le envió la frase “cállate chachalaca (una especie de ave rara con un canto áspero y ronco)”, lo cual despertó una serie de comentarios adversos por su falta de respeto a la figura presidencial. Hace unos días, también despertó críticas cuando discutió con uno de los padres del caso de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en Ayotzinapa y lo llamó “provocador”.

A otros analistas les parecen excesivos las comparaciones con el fallecido mandatario venezolano, pero todos coinciden en que el carácter de AMLO es difícil y, en el pasado, a pesar de la moderación de su discurso, lastimó a sectores importantes, como sucedió durante su campaña de 2006 con los empresarios.

Ante sus constantes ataques, la clase empresarial llegó a considerarlo “un peligro para México”, por lo que grandes hombres de negocios aportaron importantes sumas para financiar a sus contrincantes. Cuando perdió la elección, acusó a Ignacio Cobos, socio minoritario del magnate Carlos Slim de haber realizado una guerra sucia en su contra

Cinco años después, en 2011, el izquierdista y una parte de los hombres del dinero se reconciliaron gracias a la mediación de los empresarios Alfonso Romo y Fernando Turner, quienes lo acompañaron durante su segunda campaña a la presidencia.

“Tenía un discurso muy radicalizado en los pobres y había olvidado a algunos sectores. Los empresarios hasta daban dinero para evitar el triunfo de AMLO, pero desencantados como están ahora puede que le den la razón”, dijo aInfobaeel politólogo Carlos Villa Guzmán.

Nos atacan porque MORENA está en primer lugar en las encuestas y, como dice la canción de Amaury, “no lo van a impedir”, triunfaremos.

Carlos Barranchina, académico de la Universidad Anáhuac, también rechazó la comparación entre AMLO y Hugo Chávez, aunque reconoció que después de 12 años en campaña, el abanderado de la izquierda no tiene algo nuevo que ofrecer.

“Él es parte de la clase política tradicional –en referencia a su vieja militancia en el PRI-. Es un autoritario, y el problema no es que vaya a cambiar radicalmente las cosas sino que vaya a ser un continuismo de las cosas. El tema es que hay mucha gente que tiene esperanzas porque en el sistema político todos son iguales, nadie hace nada, ni el PAN, ni el PRI ni PRD -Partido de la Revolución Democrática, también de izquierda”, expresó.

El momento de AMLO

Los analistas consultados comparten la visión de que el 2018 puede ser finalmente el momento de López Obrador, pero no porque sea el mejor de los candidatos, sino porque no existe un verdadero bloque ciudadano que haga contrapeso al sistema de partidos y ante la decepción que para los mexicanos ha representado la transición PAN-PRI, la izquierda es lo que falta por probar.

Para probar que López Obrador no es un peligro para México, señalaron, está su gestión como jefe de gobierno de la capital entre 2000 y 2005.

“Está teniendo relevancia el hecho de que haya gobernado la capital del país y los resultados fueron favorables, esto es una de sus armas políticas. También hace uso de su tenacidad retroalimentando el discurso con temas como el de Ayotzinapa que es una bomba y el que mete el dedo se quema porque es un infierno para el país que no baja de intensidad”, expresó Villa Guzmán.

© Proporcionado por THX Medios S.A.

Si bien es cierto que AMLO puede finalmente cumplir su objetivo, el camino está lleno de obstáculos y de las personas cercanas a su figura. Según Nava, “dentro de Morena hay bastantes problemas porque son muchos grupos y cada uno tiene sus intereses porque cada personaje aspira a un puesto político, ya se sienten secretarios, subsecretarios, gobernadores y las disputas ya se están dando fuerte. Él tiene la autoridad que le da el poder ser presidente del partido”.

Pero esta vez López Obrador parece que arrasa todo a su paso: tanto en el PRD como en Movimiento Ciudadano (MC) se han registrado en las últimas semanas deserciones de figuras importantes para sumarse a la campaña de López Obrador.

Los entrevistados creen que el izquierdista finalmente puede ganar la presidencia si logra salir limpio de la guerra sucia que se librará durante la campaña electoral.

Andrés Manuel López Obrador